¡FELIZ Y PRÓSPERO AÑO 2019

Os deseamos a todos un año lleno de salud y oportunidades en todos los aspectos de vuestra vida.
Se abre ante nosotros una oportunidad única para retomar todos aquellos grandes proyectos que se frustraron, que quedaron pendientes de realizar para lograr nuestro gran objetivo: la auténtica regeneración para nuestro Municipio.
Contamos con todos y cada uno de vosotros para lograrlo en este año 2019 de oportunidades, y para aglutinar, de vuestra mano, a todos aquellos que se han sumado a nuestro proyecto en los últimos tiempos.
Contamos con todos, somos LA FUERZA DE LA ILUSIÓN.

2019.jpg

VERGÜENZA E INDIGNACIÓN por el atrincheramiento del Alcalde prevaricador y sus cómplices del TRIPARTITO

Desde el Grupo Municipal Popular esperamos que los más de 45.000 € que costarán, como mínimo, la batería de recursos judiciales anunciados tras su condena por Sergio Álvarez: al Tribunal Superior de Justicia de C.y.L, al Tribunal Supremo e incluso al Tribunal Europeo de Estrasburgo, con las consecuentes condenas en costas, NO LAS ACABEN PAGANDO LOS CIUDADANOS DE CACABELOS

Perplejos, todavía, por la deriva que ha tomado el Gobierno Tripartito, PSOE, IU y ACC (Podemos), tras la sentencia que condena al Alcalde por prevaricador no podemos más que señalar nuestra vergüenza e indignación por el enroque en el poder municipal de quienes justificaron su “pacto de gobierno en una purga democrática de la vida municipal”.
Esta actitud, unido a que todas las denuncias persecutorias interpuestas contra Adolfo Canedo y el resto del exGobierno del PP -que han resultado sobreseídas y absuelto-, nos lleva a comprobar definitivamente, junto con el resto de los ciudadanos, cuales eran los verdaderos motivos de esa grotesca mascarada de “limpieza política” con un pacto frentista y revanchista que solo pretendía un fin espurio.
Lejos de poner en práctica sus respectivos códigos éticos ( ojo preelectorales ), que predicaban la inmediata destitución de cualquier cargo público cuando fuese investigado por cualquier causa, y más si se trataba de un asunto de corrupción política. Más de 3 años en la poltrona municipal les empuja a apuntalar, no solo a un investigado judicialmente, sino a un Alcalde prevaricador condenado por la Audiencia Provincial; por un tribunal conformado por nada menos que 3 magistrados.

exposicionical

La prevaricación, delito que consiste en que una autoridad o servidor público dicta una resolución arbitraria en un asunto público o administrativo a sabiendas de que dicha resolución es injusta e ilegal: es y ha sido una realidad continuada del Gobierno Tripartito, que desde el PP hemos puesto de manifiesto y denunciado públicamente desde su asalto al poder municipal hace 3 años.

Al Grupo Municipal Popular solo nos cabe resaltar a la ciudadanía, una y mil veces más, la implacable denuncia de estos actos antidemocráticos y lamentables, que solo han conducido al deterioro de la ya muy precaria situación del Municipio:
- Queremos invitar nuevamente a nuestros vecinos a reflexionar sobre que supone y a quién beneficia que la mayor responsable pública de la gestión de las cuentas ocupe su cargo ilegalmente.
- Qué se persigue ocultando denodadamente la información económica del Municipio a la oposición, abusando absolutamente de la falta de transparencia, hasta el punto de que el PP ha tenido que reclamar judicialmente el reconocimiento de sus derechos democráticos.
- Qué hay tras el sostenimiento de un funcionario de favor contra el criterio de las administraciones superiores y contra las condenas de TODAS la instancias judiciales de España.
- Qué hay detrás de esta terquedad; que se persiste en ella incluso soportando condenas por prevaricación.

El Ayuntamiento de Cacabelos y sus vecinos no merecen seguir soportando ni un día más esta situación al margen de la legalidad democrática y de ninguna manera, además a cuenta de sus bolsillos.

Ferraz confirma la suspensión de militancia de Sergio Álvarez

BOI BANQUILLO
Desde la oficialidad del PSOE, una portavoz nacional del partido con sede en la madrileña calle Ferraz, confirmaba a este periódico que, en efecto el alcalde de Cacabelos, Sergio Álvarez, está suspendido de militancia en la formación de forma cautelar. Y ello porque, los estatutos del PSOE indican que, ante una sentencia judicial, —aunque no sea firme y recurrible, en este caso ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León—, el condenado no puede estar ligado a las siglas socialistas. Sería repuesto en la militancia cuando la sentencia absolutoria fuese firme.

Desde Ferraz, la misma portavoz del partido confirmó que habían comunicado al afectado, como no podía ser de otra forma, la resolución de apartarle temporalmente de la militancia. Por eso, descartaban que el alcalde Sergio Álvarez no supiera que estaba suspendido de militancia en el PSOE (tal como dijo en su momento).

Desde el partido en Madrid eran perfectamente conocedores de la situación que se ha dado en el Ayuntamiento de Cacabelos, de la repercusión social que ha tenido el caso y, ante el documento de fallo judicial emitido la pasada semana por la Audiencia Provincial de León, explicaron que lo único que hacen los órganos de dirección del partido es aplicar los estatutos. Y éstos dicen que no puede seguir afiliado al PSOE un cargo público con sentencia judicial.
diario l.

El PP de Cacabelos critica la “alegalidad” del Ayuntamiento tras la condena de inhabilitación al alcalde

Adolfo Canedo reprocha al actual regidor su “huida hacia adelante” tras el fallo de la Audiencia Provincial
diario l.
1302234_1

El exalcalde del PP del municipio berciano de Cacabelos, Adolfo Canedo, criticó hoy la “situación de alegalidad” por la que atraviesa el Ayuntamiento tras la sentencia de la Audiencia Provincial de León que condena al actual regidor de la villa del Cúa, el socialista Sergio Álvarez, a nueve años de inhabilitación por un delito de prevaricación administrativa. Según Canedo, la “huida hacia adelante” de Álvarez, una vez conocido el fallo de la Audiencia, y su “terquedad” para recurrir las sentencias ante instancias superiores está suponiendo un gasto en los recursos de los ciudadanos. “Nos obligan a gastar dinero para forzar las ejecuciones de las sentencias, que están para cumplirlas, nos guste o no”, señaló.

En ese sentido, el portavoz de los ‘populares’ quiso aclarar que el procedimiento que ha acabado con una condena contra el actual regidor se debe a que, en enero de 2016, Álvarez supuestamente habría impedido la reincorporación del interventor titular del Ayuntamiento a su puesto de trabajo tras un período de baja. “Ningún otro procedimiento pendiente de ejecución tiene nada que ver con este procedimiento”, aseguró Canedo, estableciendo distancia entre los motivos que causaron la baja del interventor -una supuesta agresión al alcalde- y los hechos juzgados por la Audiencia.

En la misma línea, Canedo apuntó que Álvarez no puede decir que no sabe por qué se le condena cuando existen varias resoluciones de la Junta que le obligaban a readmitir al interventor titular de la plaza y a cesar a sus sustituta interina. “Decir que no sabe por qué ha sido condenado es reírse de los ciudadanos de Cacabelos”, recalcó el portavoz del PP, que citó párrafos de la sentencia en los que se atribuye al actual regidor una “decisión carente de cobertura legal” y una “ilegalidad palmaria”.

Además, el exalcalde reprochó a Álvarez que no mantenga en sede judicial el mismo discurso que exhibe ante los medios de comunicación y ante los órganos del Ayuntamiento. Igualmente, avanzó que el PP mantiene diversos procedimientos judiciales en curso en los que los ‘populares’ buscarán forzar la ejecución de sentencias que pesan contra el Consistorio, entre ellas, la que declara nulos los actos en los que participó la interventora interina desde enero de 2016.

El PP sostiene que la sentencia de Cacabelos anula todos los actos económicos municipales
Adolfo Canedo pregunta por los «intereses» del alcalde y del tripartito para mantener la situación de «alegalidad».

adolfo canedo pp cacabelos /

El Partido Popular, a través del ex alcalde de Cacabelos, Adolfo Canedo, hizo ayer su interpretación de la sentencia de la Audiencia Provincial de León, que inhabilita para empleo público por un periodo de 9 años al alcalde socialista Sergio Álvarez, por negarse a admitir al interventor municipal en el 2016 tras una baja médica. Adolfo Canedo convocó a los periodistas en la sede popular de Ponferrada y allí anunció que la sentencia de la Audiencia traerá consecuencias importantes para el Ayuntamiento de Cacabelos. Una de ellas, es que, aunque en la sentencia que inhabilita al alcalde es un asunto puramente personal, por el tema de negarse a admitir al interventor municipal oficial, de ella estima que se deriva el hecho de que la interventora interina no debía seguir en el cargo en base a tres avisos de la Junta de Castilla y León, en los que se instaba al alcalde a readmitir al funcionario municipal oficial, al interventor que ahora acaba de ganar la sentencia recurrible que inhabilita a Sergio Álvarez.

El popular Adolfo Canedo asegura que los actos firmados por la interventora interina son nulos de pleno derecho y la responsabilidad es precisamente de quien ha firmado como interventora municipal interina, sabiendo que la plaza debía de ser ocupada por el interventor oficial apartado del cargo y que llevó al actual alcalde a los tribunales. Adolfo Canedo ya adelantó que esta situación les «obliga a gastar dinero y a seguir gastándolo» en acciones judiciales que van a través de otro proceso en los tribunales. «El PP actuará y ya está personado en la causa, y hay un procedimiento de resolución, y ahora estamos en la fase de exigir que se cumpla la sentencia dictada», explicó el edil popular de Cacabelos.

Adolfo Canedo remarca que la anulación de todos los actos económicos dictados por el Ayuntamiento de Cacabelos desde el 2016, cuando debía incorporarse el interventor municipal, no significa que las facturas pagadas tengan que ser devueltas. «La responsabilidad es de quien ha pagado esa factura; es una responsabilidad personal», dijo, al tiempo que también traerá consecuencias en el sentido de que intentarán que se anulen los presupuestos de los últimos tres años. Ponía como ejemplo Canedo que «un préstamo amortizado no revertirá, pero sí responderá de ello quien lo hizo».

En la misma rueda de prensa, Adolfo Canedo cargó contra el alcalde actual y contra el tripartito por apoyarle, lanzando preguntas al aire sobre «qué intereses» tienen para defenderlo, mantener a la interventora interina o «seguir con prebendas y sueldos públicos».

También detalló Canedo una serie de «hechos probados» de la sentencia de la Audiencia que, según su visión escrita, vienen a demostrar que el alcalde Sergio Álvarez sí sabe los motivos de su condena, dado que hasta tres veces se lo comunicó la Junta de Castilla y León.

Próximas elecciones
Por otro lado, Canedo también hizo referencia a su posible participación como cabeza de lista del PP de cara a las elecciones municipales que se celebrarán en mayo del año que viene. Tras verse forzado a renunciar a la militancia por la apertura de un juicio oral, Canedo se reincorporó hace escasos meses al partido en el que ha militado en los últimos años, “meses después de ser absuelto”, señaló hoy.
Preguntado por las posibilidades de repetir como candidato a la alcaldía, Canedo especificó que, tras resolverse el proceso judicial contra él, el PP le abrió las puertas “con todas sus consecuencias”. “El partido sabe que cuenta conmigo”, se limitó a señalar el exregidor, que prefirió esperar a que los órganos superiores de la formación sean los encargados de anunciar las diversas candidaturas en cada municipio de la comarca.

LA AUDIENCIA PROVINCIAL CONDENA A 9 AÑOS POR PREVARICADOR A SERGIO ÁLVAREZ, ALCALDE DE CACABELOS, DE INHABILITACIÓN PARA CARGO Y EMPLEO PÚBLICO

BOI BANQUILLO copia

Condenan al alcalde de Cacabelos a nueve años de inhabilitación para cargo público
La Audiencia sentencia que Sergio Álvarez prevaricó al impedir el reingreso del interventor.

diario l.

Álvarez: «No contesto nada»
Este periódico contactó ayer con el alcalde de Cacabelos para conocer su valoración sobre el dictamen que le impide seguir como mandatario municipal, y también las medidas que adoptará para que las conozcan los vecinos de su municipio. La respuesta de Sergio Álvarez fue la siguiente: «No te voy a contestar nada, y menos al Diario de León». Y colgó el teléfono.MANUEL FÉLIX | PONFERRADA

La Audiencia Provincial de León ha condenado al alcalde de Cacabelos, al socialista Sergio Álvarez de Arriba, a la pena de nueve años de inhabilitación especial para empleo o cargo público de regidor y al pago de las costas judiciales, incluidas las de la persona que le denunció, por un delito de prevaricación administrativa. El motivo de la condena fue la negativa del actual alcalde a permitir, en enero de 2016, la incorporación a su trabajo del interventor municipal, Adolfo Francisco González Uría, con el que tiempo atrás había mantenido un encontronazo que llegó igualmente a los juzgados.
La sentencia de la sección tercera de la Audiencia está fechada esta misma semana, el pasado miércoles 19. El dictamen, firmado por tres magistrados, rebaja la pena de 13 años de inhabilitación que en el juicio celebrado a finales de octubre pasado solicitó el Ministerio Fiscal. En el juicio, el interventor municipal (defendido por el abogado ponferradino Pedro López-Gavela Noval) denunció la animadversión que sufría por parte del equipo de gobierno que ha capitaneado hasta ahora el regidor Sergio Álvarez. En este mismo juicio, el alcalde ahora condenado —que fue defendido por el letrado Jorge Félix Ordiz Montañés— insistió en que su decisión de no dejar incorporar al interventor a su trabajo tras la baja laboral se debía al estado de salud del denunciante, lo que conllevaba una «agresividad manifiesta». Sin embargo, los magistrados de la Audiencia echan por tierra el planteamiento del alcalde y de su abogado, dado que no era competente para impedir tal incorporación laboral. Y ello porque, incluso había informes de la Junta que dictaban la incorporación del interventor. La sentencia es apelable ante el TSJ de Castilla y León.

Y AHORA, ¿QUE VAN A HACER LOS CAMARADAS DEL TRIPARTITO -PSOE,IU,ACC(PODEMOS)- CON UN PREVARICADOR PRESIDIENDO SU GOBIERNO MUNICIPAL?

VILA GOST

XL ANIVERSARIO DE LA CONSTITUCIÓN DEL 78: LIBERTAD, CONCORDIA Y PROSPERIDAD

Este podría ser uno de los grandes titulares que sustantivan con letras de oro en la larga Historia de España, la huella de la Constitución del 78. Pero su legado ha sido y es, tan trascendente que también podríamos sumar, con la misma justicia histórica, CONSENSO, IGUALDAD, LEGALIDAD, EJEMPLARIDAD, CONTEMPORANEIDAD, MODERNIZACIÓN, PLURALIDAD, EUROPEISMO, …

78
La Constitución de 1978 ha sido la primera en nuestra historia que una parte del país no impuso a la otra parte. Esa, la de la imposición del ganador, había sido nuestra triste historia colectiva hasta que la Constitución, ahora en vigor, rompió con el pasado.
Un pasado, que no debemos olvidarlo si queremos valorar justamente las virtudes y defectos del texto constitucional que hasta hoy rige nuestra vida colectiva, que era, por utilizar una expresión propia de la época, el del trágala: los que se alzaban con el poder, fuera por medios legales: las elecciones; o por medios ilegales: los golpes de Estado, los pronunciamientos o las revoluciones, imponían a los perdedores sus reglas de juego, sus principios y valores en su particular Constitución, que los perdedores debían acatar como quien se ve obligado a aceptar resignado su penitencia. Esa práctica de la imposición del ganador acabó convirtiéndose con el tiempo en una práctica política que, a fuerza de ser habitual, acabó pareciendo a todos, completamente natural: el ganador imponía su Constitución a los demás, que esperaban desde entonces su ocasión para imponer la suya por su cuenta, en cuanto cambiasen las tornas y alcanzasen el poder.
La imagen que muchos han utilizado para explicar tal situación es la del péndulo de un reloj. Nuestra historia política y constitucional sería así una historia pendular, en la que el país habría venido oscilando entre el conservadurismo y el progresismo, entre reacción y revolución. Por debajo de la sucesión constante de Constituciones y de períodos constituyentes de diferente signo político, de las oscilaciones del péndulo, la verdad es que a lo largo de nuestra historia constitucional se fueron configurando todo un amplio conjunto de instituciones de poder, y una funesta serie de hábitos y prácticas políticas, muy impermeables a las reformas democráticas que terminaron haciendo muy difícil la consolidación, a lo largo del siglo XIX, de un Estado constitucional ajustable a tal nombre; y, ya en el siglo XX, de un Estado democrático.
Por seguir con esa imagen de la España pendular, el péndulo permaneció de un lado al otro los más de los doscientos años de constitucionalismo, transcurridos entre 1812, nuestra primera Constitución de Cádiz a la actual del 1978. España sufrió sesenta y dos años de negación radical del constitucionalismo: los del sexenio absolutista y la década ominosa de Fernando VII, y las dictaduras de Miguel Primo de Rivera y Francisco Franco; y sobrevivió otros sesenta y ocho años de constitucionalismo otorgado, cerrado, tutelado y ficticio: los transcurridos mientras estuvieron vigentes el texto constitucional de los liberales moderados de la Constitución de 1845 en tiempos de Isabel II y la Constitución de la Restauración de los conservadores de 1876, paladines de Alfonso XII.
En contraste con esos ciento treinta años de constitucionalismo otorgado, bien poco significarán los algo más de treinta en los que Española vivió con Constituciones que podríamos calificar de verdaderas, en la percepción actual: las de 1812 durante la Guerra de la Independencia, la de1837 de la Regente D. MªCristina de Borbón y la de 1869 de Amadeo I de Saboya, todas del siglo XIX; y la de la II República Española aprobada en 1931.
Pero esa incapacidad para el consenso a la que me vengo refiriendo no lo fue sólo para construir un régimen político plenamente democrático y capaz de reconocer la creciente pluralidad política, social, territorial, religiosa y cultural existente en España, sino también para imponer unas reglas de juego aceptadas por la inmensa mayoría de los españoles con la finalidad de dar una salida civil, y por tanto, civilizada, a la lucha de partidos a través de la cual se manifestaba y se azuzaba el enfrentamiento entre españoles, instrumentalizando para ello, con impropia y dramática alegría al ejercito como brazo armado de la imposición política, desde el Teniente Coronel Riego hasta su homólogo, el guardia civil Tejero.
Esa doble incapacidad acabaría conduciendo finalmente al más terrible drama de nuestra historia común: la devastadora Guerra Civil, consecuencia directa de otro de tantos levantamientos militares, esta vez contra la II República española, guerra que iba a desembocar en una larga dictadura. Por ello, cuando tras la muerte del General Francisco Franco, España va recuperando poco a poco sus libertades, a la par los grandes problemas de nuestra experiencia colectiva estaban allí, como congelados, esperándonos, lo que nos obligó a afrontarlos de nuevo para tratar de darles una solución definitiva.
XIX
Ese intento es el que explica el sentido de nuestra actual Constitución, un texto de amplio consenso, de gran acuerdo entre todos los que participaron en su elaboración, con la que se logró un auténtico pacto nacional para la convivencia en paz y en libertad, mediante un método sencillo, pero no por ello menos meritorio: el consistente en no introducir en la Constitución ninguna norma, regla o principio que resultase absolutamente inaceptable para alguna de las fuerzas políticas que, en representación del pueblo español, redactaron su articulado. El consenso frente a la imposición del vencedor: ese fue el cambio que introdujo en la historia política española la Constitución de 1978, aprobada, primero, por la inmensa mayoría de los diputados y senadores que participaron en las Cortes Constituyentes; y, después, por la inmensa mayoría de los ciudadanos cuando, tras la aprobación por las Cortes Generales, fue sometida a referéndum nacional del pueblo español.

Y ese CONSENSO nos trasladó, como señalaba al principio, por primera vez en nuestra Historia a 40 años ya de LIBERTAD, CONCORDIA, IGUALDAD, LEGALIDAD, CIUDADANÍA, EJEMPLARIDAD, JUSTICIA SOCIAL, CONTEMPORANEIDAD, UNIVERSALIZACION DE SERVICIOS PÚBLICOS, AUTONOMISMO, MODERNIZACIÓN, PLURALIDAD, EUROPEISMO, ESTABILIDAD, etc … y todos los etc. que ustedes sean capaces de añadir… Y PROSPERIDAD, este periodo de Monarquía Parlamentaria frente al fallido intento del legado de Monarquía Autoritaria, lo que indudablemente ha supuesto para España son los 40 años de mayor PROSPERIDAD de la Historia para el conjunto de la ciudadanía.

Pero no podemos perder de vista el péndulo, la España pendular y frente al impresionante revulsivo social que supuso el Nuevo Régimen de la Carta Magna del 78, el péndulo señaló sus debilidades y subyacente a esta realidad innegable, surgieron el terrorismo (nacionalista, anticapitalista, religioso), el golpismo, el pactismo contra-natura, la corrupción política, la corruptela empresarial, el secesionismo, el populismo, el republicanismo revanchista y el ultranacionalismo. Y estas debilidades del constitucionalismo socialmente mayoritario, han convertido estos grupúsculos minoritarios en el verdadero caballo de Troya que mina, desde su desmedida repercusión mediática, el exitoso consenso constitucional.

Solo desde la recuperación y puesta en valor del consenso democrático que gestó la Constitución del 78, podremos abordar su legítima vigencia o la reforma necesaria. Siempre considerando las debilidades históricas que dieron al traste con sus múltiples predecesoras. Siempre con la altura de miras de los padres de la Constitución, que negaron algunos de sus postulados personales irrenunciables en pos de la CONCORDIA, de la LIBERTAD , de la IGUALDAD, de la PROSPERIDAD y desde la irrenunciable legitimidad que nos da a los ciudadanos la seguridad en el respeto a la LEGALIDAD.

Todas estas reflexiones, solo me permiten ensalzar la virtudes de nuestra Constitución y me empujan a invitar a todos los representantes públicos democráticos, aquí reunidos, a revalorizarla y defenderla desde su gestación, desde sus propuestas e ideales de origen, hasta su exitosa consolidación en estos últimos 40 años que hoy celebramos con merecido júbilo; aunque todos debamos asumir el compromiso de erradicar, desde la democracia, sus defectos; cuestión que, bajo mi modesto punto de vista, la reafirma como Norma Suprema viva y llena de contenido.
cadiz